Saltar al contenido
Anuncios

12 Cosas que Aprendí en Publicaciones Oficiales de la Iglesia Mormona

Area_51-A

Los ensayos publicados en la pagina oficial de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días confirman lo que pocos han sabido acerca de la historia de la Iglesia.

La siguiente es una lista de 12 citas a las cuales deberías prestarles atención cuando lees los ensayos. Estas no tienen ninguna variación y puedes tener acceso al ensayo completo por medio de enlace que se encuentra después de cada cita.

#1  José Smith se casó con esposas adicionales y autorizó a otros Santos de los Últimos Días que practicaran el matrimonio plural. La práctica se introdujo con cuidado y paulatinamente, y los participantes se comprometieron a mantener confidencial su participación, anticipando el momento en que los esposos y las esposas pudieran reconocerse unos a otros en público. (El matrimonio plural en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días)

#2 Hay evidencia fragmentaria que indica que José Smith obedeció el primer mandato del ángel al casarse con una esposa plural, Fanny Alger, en Kirtland, Ohio, a mediados de la década de 1830. Varios Santos de los Últimos Días que habían vivido en Kirtland informaron décadas después que José Smith se había casado con Alger, quien vivía y trabajaba en la casa de la familia Smith, después de obtener su consentimiento y el de los padres de ella10. Se sabe poco acerca de ese matrimonio, y no se sabe nada acerca de las conversaciones entre José y Emma con respecto a Alger. Cuando el matrimonio con Alger terminó en una separación, José parece haber puesto a un lado el tema del matrimonio plural hasta después de que la Iglesia se trasladara a Nauvoo, Illinois. (El matrimonio plural en Kirtland y en Nauvoo)

#3 Emma aprobó, al menos por un tiempo, por lo menos cuatro de los matrimonios de José Smith en Nauvoo y aceptó que esas cuatro esposas vivieran en su casa. Es posible que haya aprobado otros matrimonios también, pero es muy probable que Emma no se haya enterado de todos los sellamientos de José. Vaciló en su opinión del matrimonio plural; en ocasiones lo apoyaba y en otras lo denunciaba. (El matrimonio plural en Kirtland y en Nauvoo)

#4 Según estos relatos, José colocaba los intérpretes o la piedra vidente en un sombrero, apoyaba el rostro en el sombrero para bloquear la luz externa y leía en voz alta las palabras en inglés que aparecían en el instrumento…… Emma describió a José “sentado, con la cara metida en su sombrero, que contenía la piedra, dictando hora tras hora, sin ningún objeto entre nosotros”. Según Emma, las planchas “se quedaban con frecuencia sobre la mesa, sin ningún intento de ocultarlas, envueltas en un pequeño mantel” (La traducción del Libro de Mormón)

#5 Ninguno de los caracteres de los fragmentos de papiro mencionaba el nombre de Abraham ni de ninguno de los acontecimientos registrados en el libro de Abraham. Tanto los egiptólogos mormones como los no mormones coinciden en que los caracteres que figuran en los fragmentos no coinciden con la traducción que se presenta en el libro de Abraham, aunque no existe unanimidad, incluso entre los eruditos no mormones, en cuanto a la interpretación correcta de las viñetas de esos fragmentos. Los eruditos han determinado que los fragmentos de papiro formaban parte de textos funerarios estándar que se depositaban con cuerpos momificados. Estos fragmentos datan de entre el tercer siglo a. C. y el primer siglo d. C, mucho después de la época en que vivió Abraham. (Traducción e historicidad del libro de Abraham)

#6 José Smith publicó dos relatos de la Primera Visión durante su vida. El primero de ellos, conocido hoy como José Smith — Historia, fue registrado en los Libros Canónicos en la Perla de Gran Precio y, por lo tanto, se convirtió en el relato más conocido. Los dos relatos que no se publicaron, registrados en la autobiografía más antigua de José Smith y en un diario personal más adelante, por lo general fueron olvidados hasta que historiadores que trabajaban para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días los descubrieron y publicaron en la década de 1960. (Relatos de la Primera Visión)

#7 En 1852, el presidente Brigham Young anunció públicamente que los hombres descendientes de africanos negros ya no podrían ser ordenados al sacerdocio; sin embargo, a partir de entonces, hubo personas negras que se unieron a la Iglesia mediante el bautismo y recibieron el don del Espíritu Santo. Después de la muerte de Brigham Young, los presidentes de la Iglesia que le siguieron restringieron a las personas de raza negra de recibir la investidura y de casarse en el templo. (La raza y el sacerdocio)

#8 Durante los próximos días, los eventos se intensificaron y los paramilitares mormones planearon y llevaron a cabo una masacre deliberada. Con una bandera de tregua falsa, convencieron a los emigrantes abandonar sus carromatos que estaban formados en círculo y, con la ayuda de indios paiutes que habían reclutado, los mataron. Entre el primer ataque y la masacre final, se destruyó la vida de 120 hombres, mujeres y niños en el valle conocido como Mountain Meadows. Sólo a los niños pequeños, los que creían que eran demasiado jóvenes para contar lo que había sucedido, fueron preservados. La correspondencia regresó dos días después de la masacre. Llevaba la carta de Brigham Young diciendo a los líderes locales de “no interferir” con los emigrantes y permitirles pasar por el sur de Utah. Los paramilitares trataron de cubrir el crimen al culpar completamente a los paiutes locales, algunos de los cuales también eran miembros de la Iglesia.(Paz y violencia entre los Santos de los Últimos Días del siglo XIX)

#9 Aunque no hay registro de una revelación oficial de José Smith de esta doctrina, algunas de las primeras mujeres Santos de los Últimos Días indicaron que él les enseñó personalmente acerca de una Madre Celestial. Las referencias publicadas más antiguas de la doctrina aparecieron poco tiempo después de la muerte de José Smith en 1844, en documentos escritos por sus colaboradores cercanos. La expresión más notable de la idea se encuentra en un poema de Eliza R. Snow, titulado “My Father in Heaven” [Mi Padre Celestial] y ahora conocido como el himno “Oh mi Padre”. Este texto declara: ¿Hay en los cielos padres solos? Clara la verdad está; la verdad eterna muestra: madre hay también allá”.  (Madre Celestial)

#10 Durante el siglo XIX, las mujeres bendijeron a los enfermos por medio de la oración de fe y muchas mujeres recibieron bendiciones del sacerdocio con la promesa de que tendrían el don de sanar. “He visto muchas demostraciones del poder y la bendición de Dios por medio de las bendiciones de salud de las hermanas”, testificó Elizabeth Ann Smith Whitney, quien según su propio relato, fue bendecida por José Smith para ejercer ese don. En referencia a estas bendiciones de salud, la presidenta general de la Sociedad de Socorro Eliza R. Snow explicó en 1883: “Las mujeres pueden bendecir en el nombre de JESÚS pero no en virtud del sacerdocio La participación de las mujeres en las bendiciones de salud fue disminuyendo gradualmente a principios del siglo XX, cuando los líderes de la Iglesia enseñaron que era preferible a seguir la directiva que se encuentra en el Nuevo Testamento de “llamar a los élderes”. En 1926, el Presidente de la Iglesia, Heber J. Grant, afirmó que la Primera Presidencia “no alienta que se llame a las hermanas para bendecir a los enfermos, siendo que las Escrituras nos dicen que se ha de llamar a los élderes, que poseen el sacerdocio de Dios y tienen el poder y la autoridad para bendecir a los enfermos en el nombre de Jesucristo” (Enseñanzas de José Smith sobre el sacerdocio, el templo y las mujeres)

#11 Aunque tanto los críticos como los defensores del Libro de Mormón quieran valerse de los estudios del ADN para respaldar sus puntos de vista, la evidencia no es concluyente. No se sabe nada acerca del ADN de los pueblos del Libro de Mormón. Aunque llegara a conocerse esa información, los procesos como el cuello de botella de población y la deriva genética causan que sea poco probable que se pueda detectar su ADN en la actualidad. Tal como el élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles señaló: “Nuestra postura es que la evidencia secular no puede ni probar ni refutar la autenticidad del Libro de Mormón”. (El Libro de Mormón y los estudios de ADN)

#12 Si bien unos pocos Santos de los Últimos Días se identificarían con la caricatura de tener su propio planeta, la mayoría estaría de acuerdo en que la admiración inspirada por la creación apunta a nuestro potencial creativo en las eternidades. (Llegar a ser como Dios)

Nota

  1. Los primeras diez citas se explican por si solas por lo que no requieren explicaciones adicionales.
  2. La cita numero once es interesante porque el Elder Oaks fue un  profesor de la Escuela de Leyes de la Universidad de Chicago por lo que, el sabe el poder que tiene la evidencia en un juicio sin embargo, cuando el se refiere al Libro de Mormón indica que la ausencia de evidencia o la evidencia contradictoria jamas refutará la autenticidad del libro.
  3. La cita numero doce es interesante ya que muchos miembros de la Iglesia han llegado a la conclusión que si somos exaltados, tendremos una esposa o mas de una y con esta o estas tendremos hijos espirituales que tendrán una experiencia terrenal como  la que hemos tenido nosotros. Esas conclusiones no han sido producto de la imaginación si no  de las enseñanzas de los primeros lideres de la Iglesia.
Anuncios

Brother Nephi Ver todo

Bother Nephi fue un miembro activo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, sirvio una misión de tiempo completo. y ahora que esta fuera del mormonismo, escribe como pasatiempo en creenciasreligiosas.com

A %d blogueros les gusta esto: